fbpx

 

IMSS OBLIGATORIO PARA EMPLEADAS DOMÉSTICAS

LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN CONCEDE AMPARO PARA QUE EN UN PLAZO NO MAYOR A 3 AÑOS SE LOGRE LA SEGURIDAD SOCIAL VÍA IMSS A LAS EMPLEADAS DOMÉSTICAS

El artículo 331 de la Ley Federal del Trabajo define como trabajador doméstico a quienes “prestan los servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia”; sin distinguir si se trata de hombres o mujeres. Y de los artículos 332 a 343 de la Ley Federal del Trabajo regula las condiciones de trabajo, derechos y obligaciones de los mismos.

Por su parte la Ley del Seguro Social considera actualmente que estos trabajadores pueden acceder al IMSS  a través de la Incorporación Voluntaria al Régimen Obligatorio, como lo señalan los artículos 13, fracción II, 222 fracción II inciso b), 227 fracción II, 228 fracción I, y 231 fracción II. Por lo que no es obligatorio para el patrón asegurarlos.

Sin embargo, mediante Comunicado 161/2018 de fecha 5 de diciembre de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación da a conocer que resolvió inconstitucional las disposiciones legales por las cuales los patrones de las empleadas domésticas no estén obligados a inscribirlas al IMSS.

Por lo cual se ordena al IMSS implementar un Programa Piloto para el primer semestre de 2019 que facilite su aseguramiento, con el objeto de que en un plazo no mayor a 3 años “se logre obtener la seguridad social efectiva, robusta y suficiente a la totalidad de las empleadas domésticas del país”. Pero seguramente lo será tanto para hombres como para mujeres que desarrollen estas actividades.

Dada la importancia del comunicado, consideramos de gran importancia su reproducción a continuación:

SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

Nº 161/2018

Ciudad de México, a 5 de Diciembre de 2018

SCJN DECLARA DISCRIMINATORIO EXCLUIR A LAS EMPLEADAS DOMÉSTICAS  DEL RÉGIMEN OBLIGATORIO DEL IMSS.

El día de hoy, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, aprobó el proyecto del Ministro Alberto Pérez Dayán del amparo directo 9/2018, determinando que es inconstitucional que los patrones no estén obligados a inscribir a las empleadas domésticas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

No existe alguna razón constitucionalmente válida por la cual la Ley Federal del Trabajo y la Ley del IMSS excluyan el trabajo doméstico del régimen obligatorio de seguridad social, lo cual provoca una discriminación injusta contra dichas trabajadoras.

Dejar fuera el trabajo doméstico del régimen obligatorio del IMSS afecta de manera desproporcionada a la mujer, pues estadísticamente la labor del hogar es realizada preponderantemente por ellas (nueve de cada diez empleados del hogar son mujeres según el INEGI).

El trabajo doméstico ha sido tradicionalmente objeto de condiciones inadecuadas, extensas jornadas y bajos salarios, expuesto a condiciones que están lejos del concepto de trabajo digno.

Tal tratamiento impide al trabajador doméstico la oportunidad de un acceso real a prestaciones sociales que les permitan encontrarse protegidos contra circunstancias e imprevistos que afecten sus medios de subsistencia e ingresos, así como poder generar un proyecto de vida en condiciones igualitarias.

Por ello, se concedió el amparo, entre otros aspectos, para hacer del conocimiento del IMSS esa situación discriminatoria y ordenar que dentro de un plazo prudente (primer semestre de 2019), implemente un “programa piloto” que tenga como fin diseñar y ejecutar un régimen especial de seguridad social para las trabajadoras del hogar que a su vez entregue las facilidades administrativas necesarias que permitan cumplir de manera sencilla y clara las obligaciones patronales.

Es decir, el régimen social propuesto debe tomar en cuenta las particularidades del trabajo doméstico, como lo es que en algunos casos tenga más de un patrón y que las relaciones laborales usualmente no están establecidas mediante un contrato de trabajo. El régimen especial debe resultar de fácil implementación para los patrones (que en su mayoría son amas de casa o padres de familia) y no puede ser de carácter voluntario, sino obligatorio. Asimismo, se deberá explorar la posibilidad de facilitar la incorporación al nuevo régimen especial, excusando a los patrones de encontrarse inscritos ante el SAT.

La finalidad de los anteriores lineamientos consiste en que en un plazo no mayor a 18 meses a partir de la implementación del referido programa piloto, el IMSS se encuentre en posibilidades de proponer al Congreso de la Unión, las adecuaciones legales necesarias para la incorporación formal del nuevo sistema especial de seguridad social para las trabajadoras del hogar, y en ese sentido, en un plazo no mayor a 3 años, se logre obtener la seguridad social, efectiva, robusta y suficiente a la totalidad de las empleadas domésticas en el país.

Fuente: Página de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

Share This